Wordle es adquirido por el New York Times, ¿será ahora de pago?

Para millones de personas propietarias de un smartphone, los videojuegos son su forma favorita de entretenimiento. Ni siquiera es necesario comprar un terminal caro para disfrutar de ellos. Hoy en día, los smartphones tienen acceso a una gran disponibilidad de títulos que se pueden jugar gratuitamente en cualquier momento. Wordle, un juego visualmente atractivo que está disponible desde octubre y que atrae a millones de usuario en todo el mundo, ha explotado su popularidad en los últimos meses.

 

Cada jugador tiene seis oportunidades al día para adivinar una palabra Wordle de cinco letras. El extraordinario interés causado por el título no ha pasado desapercibido. Por ello, el New York Times anunció su compra del juego en un comunicado oficial. Los detalles financieros de la compra no se compartieron públicamente, pero el portal SlashGear afirma que se trata de una suma de siete dígitos.

El nuevo propietario ha garantizado a los clientes que Wordle seguirá siendo gratuito para los usuarios actuales y los nuevos, pero se reserva el derecho de ajustar las condiciones en el futuro.

Cada día se ofrecen nuevos acertijos de palabras para que los usuarios lo resuelvan, e incluso pueden compartirlo a través de las redes sociales. Un rasgo distintivo del juego es que las capturas de pantalla no revelan a otros usuarios la solución del acertijo de palabra, lo que propicia que estos se interesen en resolverlos en lugar de ver a otra persona resolviéndolos.

Josh Wardle, el fundador de Wordle, es un ingeniero de software con sede en Brooklyn, Nueva York. Se mostró satisfecho con la operación comercial y anunció el desarrollo de una función que hará que los usuarios mantengan su interés en el juego por aún más tiempo.

La cartera de juegos del New York Times ya cuenta con más de un millón de usuarios y está incluida en la suscripción de pago básica que ofrece el importante medio de comunicación.

Aunque Wordle seguirá siendo gratuito por el momento, no sería descabellado que acabe formando parte del ecosistema de pago de su nuevo propietario. Algo que solo el tiempo decidirá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir